viernes, 28 de agosto de 2015

DECLARACIÓN PÚBLICA 28 DE AGOSTO

     

Ante la enorme y desproporcionada violencia ejercida el día de ayer 27 de agosto por parte de las Fuerzas Especiales de la policía uniformada, en el marco de la marcha “por la educación pública”, la Asociación de Observadores y Defensores de Derechos Humanos ODDH-CHILE tiene el deber de expresar públicamente lo siguiente:
1)    Nuestra organización, la Asociación de Observadores y Defensores de Derechos Humanos (ODDH) Chile, ha nacido respondiendo al llamado de la comunidad internacional y principalmente de instituciones como las Naciones Unidas, en el sentido de cautelar que los compromisos en materia de derechos humanos sean cumplidos por nuestro Estado en conformidad con los tratados internacionales ratificados por nuestro país e incorporados en nuestra Constitución por medio de la ley 18.825, en su artículo quinto, inciso segundo.
2)    Las Fuerzas Especiales de Carabineros son un componente fundamental de los funcionarios del Estado que constituyen una institución  clave en el rol de preservar el orden y la seguridad pública cumpliendo expresamente lo establecido por las leyes vigentes y, especialmente, las que refieren a velar por la garantía del respeto a los derechos humanos.
3)    Durante la referida manifestación pública, cuyo derecho ciudadano está garantizado constitucionalmente, el comportamiento de funcionarios que son parte de las FFEE de la policía uniformada ha violentado en forma inaceptable este compromiso con el respeto a los derechos humanos
4)    En esta oportunidad se ha sumado a una persistente agresión hacia los observadores la detención vejatoria e ilegítima de la observadora de derechos humanos Anastasia Concha Peralta (ODDH-CHILE) cuando se encontraba filmando un procedimiento de detención. Las circunstancias que siguieron a esta deplorable acción sólo agravan más los hechos, golpeada, llevada a la tercera comisaría, encerrada en un calabozo, despojada de sus vestimentas distintivas, vilipendiada, impedida de ir a un baño por más de una hora y media, en circunstancias de estar mojada, se le indicó además que no hiciera constatación de lesiones “porque era un trámite que demoraba mucho”, situación que no aceptó la observadora debido a la evidencia de sus lesiones y porque constituye un procedimiento obligatorio. Lo que resulta más escabroso aún es que tanto a los abogados, como a miembros del INDH, como a los propios observadores de derechos humanos, se les negó que ella hubiera sido detenida en ese recinto. Esto determinó que se iniciara una búsqueda por la primera, segunda y cuarta comisaría con resultados igualmente negativos. Finalmente en la comisaría de FFEE se reconoció que ella había sido detenida en la tercera comisaría. Posteriormente, y después de más de seis horas de encierro, la observadora de derechos humanos Anastasia Concha Peralta fue dejada en libertad, visiblemente choqueada. A este hecho indignante, se suma el atropello por parte de un vehículo policial del observador de derechos humanos Yamir Sarah Amestica (ODDH-CHILE), quien debió ser atendido por miembros de la Cruz Roja, luego llevado al hospital San Juan de Dios y diagnosticado con esguince grave. Sobre estos hechos existe registro audiovisual, el que en parte importante ha sido subido a las redes sociales.
5)    Una vez más recordaremos que nos amparamos en la legislación vigente y en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, así como en diversos documentos internacionales, por ejemplo, la “Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos”, de las Naciones Unidas, conocida como la “Declaración sobre los defensores de los DDHH”, y también en documentos específicos de trabajo de la ONU, como el denominado: “Un manual para la sociedad civil” (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ginebra, 2008), donde se expresa: “Una sociedad civil sólida y autónoma, capaz de actuar libremente, así como conocedora y entendida en materia de derechos humanos, es fundamental para consolidar una protección sostenible de los derechos humanos en el ámbito nacional. Así pues, los actores de la sociedad civil son socios importantes en el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas”.
6)   Hoy es nuestra responsabilidad condenar de manera enérgica la violencia cobarde y vejatoria ejercida contra los observadores de derechos humanos. Nuestra exigencia es a las autoridades de turno para que pongan término a esta política represiva hacia las expresiones ciudadanas y, especialmente, hacia los observadores y defensores de derechos humanos. No nos parece excusable y en modo alguno aceptable que el Estado promueva este tipo de acciones o las oculte con el velo de la impunidad.
7)   Por todo lo anterior, exigimos que el Administrativo del Estado en forma inmediata tome todas las medidas pertinentes tendientes a investigar y sancionar a quienes resulten responsables, porque todos somos iguales ante la ley, pero quienes tienen la principal obligación de dar el ejemplo y de hacer que estos compromisos garantizados en la legislación se cumplan son los propios funcionarios del Estado.
8)   Por nuestra parte se tomarán todas las medidas legales pertinentes para sancionar a los responsables y evitar que estos hechos vergonzosos se sigan produciendo, especialmente cuando en nuestro país la tortura no está tipificada como delito.
9)   Una vez más, llamamos a todas las ciudadanas y ciudadanos a sumarse a esta denuncia,porque sólo con la participación activa de todas y todos podremos garantizar la legítima voluntad soberana del pueblo.








ASOCIACIÓN DE OBSERVADORES Y DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS (ODDH- CHILE).    






                                                                  Santiago de Chile, 28 de agosto de 2015.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada